ESTE ES OTRO QUE NO VAN A QUERER LEER

Tengo, gracias a Dios muchas personas que me sirven de inspiración, siempre he pensado que mi objetivo es hacer que mis hijos me recuerden como un tipo medio loco, ser un fuera de serie, vivir con mucha pasión y entregarme a todo lo que hago. Tengo varios personajes lejanos y cercanos (gracias a Dios muchos cercanos), a quienes admiro profundamente y que me inspiran todos los días.

 

Uno de esos personajes lejanos es Jean Todt, me encantaría poder platicar con él un día, es un muy buen ejemplo del tipo de “fuera de serie” a los que aspiro poder llegar un día, y lo es por varias razones; pensarán que poco tiene que ver con rally, pero como yo soy el que escribe y además me leen cuatro personas, me da la gana, los voy a aburrir con los porqués.

Empezó como navegante, intentó ser piloto, no lo logró, pero sus ganas de seguir involucrado de alguna manera en los rallies, lo llevaron a que siguiera de navegante, y después se encargara de la integración de Talbot a Peugeot, una chamba que no era fácil.

 

Después, el equipo de marketing de Peugeot, le pidió que desarrollara el coche de rally para competir el Campeonato Mundial de Rallies, tomando como base el recién presentado 205, a punto de ser lanzado, y ese era el reto, debía desarrollar el coche de rallies, entre la presentación del coche y a la par del lanzamiento.

 

He leído mucho de Todt, y sé que es un tipo brillante, su magia no está en ser un ingeniero brillante, ni un piloto extraordinario, ni un, ni un, su genio en cambio, es el del convencimiento, el de la producción, el resolver problemas, es un hacedor de cosas, de esos hay pocos y pocos buenos, se equivocó relativamente poco y su éxito fue masivo.

En muy poco tiempo, logró desarrollar una tracción en las cuatro ruedas, con un motor transversal, un tren motriz complejísimo, un turbo con un sonido increíble y el baile, el baile es uno de los más hermosos del Grupo B, que ganó dos campeonatos del mundo, varios locales y muchas carreras.

Consiguió ingenieros, piezas, apoyo, pilotos, falló, los volvió a conseguir y falló, pero lo hizo todo en poco tiempo, y en poco tiempo también consiguió los resultados.

Le he hecho ya un monumento en mi cabeza y cuando las cosas se complican, pienso en él y en el equipo que formó, me doy cuenta de que todo es posible, pero que además no tienes que ser el más técnico ni el mejor piloto, ni el mejor navegante, ni el mejor en un montón de cosas, sólo tienes que convencer a los mejores de trabajar contigo y eso es lo que trato de hacer todos los días, a veces sale y a veces no, pero no me canso.

El que sigue, ojalá que si venga en miércoles porque es buen día para el rally.

 

 

Nos leemos.

×